Crisálida

Era una tarde como cualquiera en el mundo.
La merienda transcurría entre el silencio y una rara armonía que le devolvían la paz al mundo. Solo la corteza del pan al quebrarse, alteraba el clima reinante en la sala.
Sin embargo para Vanesa esa no era una tarde más.
Una experiencia lo había cambiado todo para ella, para siempre. Su cuerpo fue sembrado de emociones y dudas tan fuertes que cualquier muralla de culpas y preceptos, habrían caído al instante como un castillo de naipes. Esa mañana fue recorrida por mil lenguas sedientas de sal y jadeos, las dos extensiones de piel se fusionaron violentamente y sacaron luz de cada cavidad. La sangre le ganó un lugar en la cara, en los pómulos vacíos de lágrimas y el sudor regó su espalda doblada de trabajos duros. Sus manos se cerraron para abrirse junto con su garganta y dejar escapar una buena parte de su alma en un sordo grito que fue escuchado solo por su Dios y sus antepasados. El corazón amenazaba con saltar de su pecho y los sonidos del mundo se apagaron por completo. Su cuerpo tenso como un arco dejó escapar su primera y única flecha de pureza al destino incierto donde mueren las inocencias y los jardines.
No hacía más que pensar en ese momento mientras su cuerpo repetía las rutinas del buen hacer, del buen ser.
Una a una fue untando las galletas con dulce y luego las comió con un goce lejano.
No tenía a nadie para contar lo vivido, la fuerte presencia de una mirada invisible de los padres, la obligaba a callar las dudas y las alegrías.
La familia merendaba en una casa cualquiera, como tantas. Todos callaban algo. Todos sabían algo.
Vanesa comenzó el camino sin retorno. Tenía once años y ya se había convertido en la que sería.
Esas paredes se iban a tragar el secreto familiar para siempre, como siempre.

 

Anuncios

Un comentario sobre “Crisálida

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: