Karina

Se nos va la avaricia… de la mano de Karina con La Maga
http://maguitasoy.blogspot.com.ar/

– “Cómo que no se acuerdan?… la que no se iba nunca! Ayyy Dios, la borraron de sus mentes?.” Melina se agarraba la frente como tratando de hacer telequinesis y transferirles un poco de su neurona del recuerdo.

Las otras tres pedían más detalles, sin parar de comer maníes y entrarle como si nada a las papitas copetín mas húmedas de capital, hasta que Melina mencionó el cumpleaños de Carla.

Nooo!!! gritaron entre risas. Acto seguido, a corito y en una perfecta armonía, siguieron: Karinaaaaaaaa!!! y otra vez mas risas.

– “¡Que mina densa! dijo Érica- pobre Carla… me acuerdo que ustedes tres, malditas, se fueron con esos giles de 5º b y yo me quedé hasta el final, haciéndole el aguante, pero Karina todavía no se iba. El novio de Carla ya se había ido a dormir hacía como dos horas y Karina como si nada. La cara de Carla haciéndome gestos para que me la llevara. Creo que ella se daba cuenta pero no le importaba. Yo me moría de vergüenza…. Esa fue la última vez que la vi.

– “Como para no desaparecer” – afirmó Melina, “si te echan como a un perro como lo hizo el novio de Carla. Imaginate, se levantó y estaba tirada en el sillón mirando la tele mientras Carla dormía al lado de ella. Carla me contó que encima le dijo que era inaguantable y era la única que no se enteraba. Yo desaparezco.”

– “Para mi tenía un problema”. Dijo otra.  “Densidad, imbancabilidad, gomosidad!”… todas rieron!

– “Paren, paren! Esto les quería contar… el otro día, en la peatonal, la encontré a Berta, la portera. Me contó y me dejó helada.

– “Que?” – a coro de nuevo.

– “Me dijo que la madre de Karina pasó por la escuela y avisó que se estaba muy enferma, no sabían que tenía y estaba internada en el Hospital.” Dijo que sintió mucha pena, porque era una buena chica y sabía que se había quedado sin ninguna amiga, entonces fue a visitarla. Me dijo que cuando pasó estuvo dormida todo el rato, pero cuando se despertó, la miró a los ojos y después de agradecerle su visita, le dijo que no perdiera el tiempo con ella, que aproveche el tiempo y se fuera donde la pasara bien. Que el tiempo es riqueza, que junte segundos, minutos, horas, todo cuanto pueda con sus seres queridos. Si era necesario y cuando encontrara un lugar donde pasarla bien, que atrasara su reloj dos o tres horas un poco más si pudiera, que ella siempre lo hacía, porque el tiempo en buena compañía es lo más preciado que uno se llevará a su tumba. Me dijo esto y nos pusimos a llorar.”

reloj-vintage

Anuncios

Un comentario sobre “Karina

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: