THE GAP

 

En estas tardes de lluvia en las que Ana se sienta a la mesa con un café humeante, mi imaginación vuela. Siento la humedad de Londres en los huesos y veo nítidamente el local de Candem Market donde nos reuníamos. La ropa de segunda mano entre las mesas daba la intimidad suficiente para poder conversar hasta cambiar el mundo. Una lámpara de 16 brazos repleta de luces proyectaba gotas de luz sobre el acolchado de la pared. El olor a infusiones y especias completaba mi rincón favorito. El refugio, el origen de la paz y la más acalorada de las discusiones.

Ese día Matías, me había citado en la mesa 6, la más alejada de la barra y por ende nuestra favorita para los secretos inconfesables.

– Juan, tengo que hablarte de mi último descubrimiento. Sé que me mirarás con esa cara entre divertido e incrédulo que ya veo. Te garantizo que lo he investigado en profundidad y a pesar de lo oculto de la información, las piezas van encajando. – Matías estaba sentado frente a mí sin quitarse un grueso abrigo con capucha que solía acompañarle en los días más fríos del invierno.

– Venga dispara y déjate de parafernalia. Sé que terminarás quedándote conmigo.- le dije con cara divertida.

– En esta ocasión el tema es serio y puede cambiar tu concepción de la realidad. – Matías empleó un tono neutro, ajeno.

– Bien, me estás asustando, habla.

– Verás, hace ya algunos años que vengo revisando teorías alternativas de nuestra visión de aquello que nos rodea. Cuándo y por qué se producen los saltos en el conocimiento. De dónde vienen los avances. Imagínate un paso de cebra. Descríbemelo. – Cruzo sus manos no dejándome alternativa.

– Bueno, son unas franjas blancas sobre el pavimento por donde tienen prioridad de paso los peatones.

– Has dicho lo que diría el 99% de la población. Por qué no son franjas negras interrumpidas por el blanco. Espacios oscuros.- La pausa dramática de Matías me produjo una carcajada.

– ¿Estás zumbado, Chaval?. ¿Qué te tomaste esta mañana? – La conversación prometía.

– Bueno igual el ejemplo no es el más adecuado pero me refiero a ese pensamiento alternativo y transgresor que nos ayuda a plantearnos las cosas de otra manera. Nuestro modelo dirigido, siempre está condicionando lo que vemos. Imagínate que el verdadero mensaje estuviera escrito entre las líneas. Somos como ciegos que olvidan el espacio que queda entre los puntos. Recuerda a Einstein, a Galileo, a Picasso, la transgresión era su seña de identidad, estaba en su pensamiento alternativo. Son pobladores del futuro que habitan en cuerpos de este mundo. – En esta ocasión el silencio denso y saturado del murmullo de otros conversadores y algún cliente revisando ropa, no se vio interrumpido por ninguna risa. Incómodo me moví en la silla y tomé un trago caliente.

– Si, la idea, me la estás trasladando muy florida pero en la esencia estoy de acuerdo.- Me había dejado perplejo.

– Espera, lo más curioso viene ahora.- Levantó las palmas hacia mí como frenando cualquier interacción. Bajó la voz aún más. Tomó aliento y prosiguió – En mi investigación he encontrado documentos de una corporación secreta que cuenta con miembros destacadísimos de nuestra sociedad. Los llaman “los guías” y a la sociedad “The Gap”. Son aquellos que miran esperando el mensaje que escapa a nuestro viciado pensamiento, los que nutren con sus nuevas ideas y cambian el curso de la historia. Son los que habitan en ese espacio entre el futuro y el presente. Entiendo que no puedas hablar, que hallas entrado en estado de shock. Es sencillamente el efecto que produce pensar diferente. Te he convocado por qué creo que puedo localizarlos y siento la llamada al otro lado. He revisado fotos y todos llevan la inscripción del grupo camuflada en su vestimenta. En el cinturón, en el cuello de la camisa… como una marca más. Tengo la ubicación de algunos. Hoy mismo marcharé. – No supe que decir, esa fue la última vez que vi a Matías, se despidió con un par de golpes en el hombro – Piénsalo… nos volveremos a encontrar.

Después de aquella reunión mi pensamiento fue buscando el verdadero mensaje oculto, el curso divergente de la realidad. Todavía me recuerdo concentrado en el metro de Londres con esa locución infinita “Mind the gap…”. Seguro que a Matías le pareció también un mensaje subliminal.

La imagen puede contener: una o varias personas y personas de pie
Anuncios

Un comentario sobre “THE GAP

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: