Gente que hace dedo.

Relato I

Viajando de Montevideo a Colonia. Unos 25 kms antes hace dedo desganadamente un veterano-joven (cincuenta y mucho) muy prolijamente afeitado y vestido. Va para Colonia. Me cuenta que se le rompió el auto y lo del dedo es circunstancial; me explica que el aparente desgano tiene que ver con mi matrícula y su sorpresa de que haya parado alguien (yo) con chapa de Montevideo, porque suelen ser desconfiados.

Él en realidad es de la capital, donde vivió casi toda su vida. Periodista de un medio importante de izquierda un buen día fue a Colonia a hacer un curso de técnicas de resolución de conflictos. Y se enamoró de una mujer de allá. Y largó todo y puso la primera casa de venta de comida congelada de Colonia. Que recién están empezando pero les alcanza y está feliz, porque reencontró la plenitud con su actual compañera.

Cuando se baja me deja pensando sobre cómo hay fuerzas (el amor, en este caso) que te pueden dar vuelta la vida completamente, sea lo que fuere lo que te gusta, y coincidiera o no con lo que estuvieras haciendo.

La imagen puede contener: una o varias personas, cielo, exterior y naturaleza
Anuncios

Un comentario sobre “Gente que hace dedo.

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: