D E S P E R T A R

 

La mañana se despereza poco a poco, desganada. Tiene los ojos llenos de cansancio. La noche fue un vendaval entre altas olas y problemas imaginarios. Los envites duros y despiadados del miedo y sus distintas formas han hecho mella en su sueño. Estira los miembros con poco éxito y en un arrebato de resistencia a la cordura, saca un pie de entre las mantas. – ¡Dios que frio hace! – No sabe aún si el vapor que exhala es real o imaginario. Cierra de nuevo los parpados. Los sella como una pesada losa. Recuerda el secreto mecanismo de algunas pirámides en las que la arena rellenaba los pasadizos de acceso a la cámara mortuoria, enterrando al faraón y ahogando los gritos de sus sirvientes.
Pi, Pii, Pii, Pii,- El despertador se ensaña con los tímpanos, la ha sacado de un confortable y cálido paseo al sol, los mejores momentos en la cama siempre son los últimos cinco minutos cuando irremediablemente vuelves a la conciencia de lo real.
Busca atientas la bata que dejó sobre la cama. No está. Seguro que yace como una muñeca de trapo en el suelo. Enciende la luz, es una lanza arrojada virulentamente desde la lámpara de la mesita. Los miembros no obedecen coordinados, si la vieran entre sombras provocaría el pánico atávico, entre luces, la sofocante e incontenible risa de lo absurdo.
Aborda las escaleras agarrando el pasamano en un esfuerzo desmedido. Sólo veintitrés escalones la separan de su libertad. La presión de su cuerpo sobre cada uno de los pies la hace pensar en bajar su peso, ponerse algo en forma para el desafío diario. El cabello se empeña en caerle sobre la cara exigiendo su cuota de a la gravedad. La boca seca. La primera parada en el pequeño rellano, ya sólo quedan once más y estará en la planta baja.
Lo consiguió de nuevo. Está a un paso de la cocina. Oye el gorgoteo del café humeante. El aroma está abriendo una puerta mágica hacia la lucidez, un despertar de los sentidos.
El primer sorbo zarandea sus papilas gustativas.
El segundo entona su estómago.
La vida retorna plena a sus miembros.
Se ha librado otra vez de la condena, de la tiranía despiadada del sueño

La imagen puede contener: una persona
Anuncios

Un comentario sobre “D E S P E R T A R

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: