De Ángeles y Rockeros

intante

Una tarde cualquiera, una niña, un final.
Una huelga de médicos termina de la peor manera.
Una adolescente se toma una gran cantidad de tranquilizantes con media botella de whisky.
Un choque frontal que se cobra dos vidas.
Un músico reconocido, decide volver de su agotadora gira conduciendo su auto.
Un auto corre a alta velocidad por la ruta del sur.
Un hombre llega tres horas antes a su casa y encuentra a su mujer engañándolo.
Durante una maniobra con una grúa, un obrero por mirar su teléfono descuida el movimiento del gancho principal.
Una ambulancia lleva a una niña envenenada mientras intentan contactar al padre por teléfono.
Una niñera saca la ropa de la vieja lavadora y no se da cuenta del alacrán escondido entre las camisas.
Un ama de casa, cae ante la tentación de un joven amante y mientras escuchan una canción hacen el amor como nunca antes lo habían hecho.
Un Artista de Rock ante la posibilidad de suicidio escribe su éxito, el mejor lento de la historia.

Golgar y Khamal fueron los dos únicos ángeles rebeldes que nunca fueron expulsados de los cielos. Tenían la costumbre de cuestionar todo lo establecido y siempre desafiaban las reglas quedando en un delgado límite que nunca cruzaban, y por eso salían airosos por los entramados legales divinos.
Cierto tiempo, y ante las reiteradas protestas de los demás ángeles, ambos fueron destinados a labores meramente administrativas y que tenían que ver con el ordenamiento de los hechos pasados y futuros, una suerte de archivo celestial. Para evitar que se junten, les designaron diferentes trabajos, a Golgar le encargaron la organización de las tareas a corto plazo en tanto que Khamal debía velar por los hechos que requerían un análisis más profundo y un minucioso recorrido para que no existan fallas en el desarrollo de la historia. Sus oficinas estaban en las antípodas de los cielos. Rara vez coincidían en sus caminos, pero cuando esto pasaba sus ojos se cruzaban y un fuego interno parecía reavivarse a escondidas de todos y de todo. Fueron cambiándole los nombres a medida que pasaban los siglos para evitar infortunados encuentros. Tuvieron tantos que sería imposible nombrarlos. Desde hace un tiempo se los conoce como Instante y Destino.

Anuncios

2 comentarios sobre “De Ángeles y Rockeros

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: