Despertares

 

Por Despeinada

-La casa estaba en silencio… ese silencio incómodo que no trae paz, que alerta hasta el más pequeño músculo en busca de la causa de esa ausencia de…de ALGO. Un silencio que te advertía que algo no andaba bien. Afuera todo parecía normal, las plantas consentidas, alimentadas con agua y palabras, con horas y paciencia. Lo que no casaba era justo que al entrar, en vez de sentir ese olor peculiar de cocina, nada, no olía a nada.

-¿Y a qué tenía qué oler?

– A ALGO… a veces café, a veces guisos…. incluso cuando sólo limpiaba la loza olía a limpio… la casa siempre olía a ALGO, y hoy, nada…

-Y entonces decidió salir.

-No, como un estúpido me quedé para revisar qué pasaba. Por qué no estaba ELLA, por qué no había indicios de que hubiera estado AHÍ. Revisé toda la casa. Estaba su ropa, sus cosas. YA era mediodía y tenía la casa pulcra, como siempre. Todo en su lugar, todo aparentemente bien. Me devolví a la cocina que es donde está casi siempre y revisé todo, la heladera, el horno. No sé qué buscaba en sí… pero cada momento me angustiaba más y más.

-Y… ¿Cuándo decidió salir finalmente?

-Cuando Max, el perro que cuida el patio de mi madre, se acercó a la puerta, reconociéndome pero a la vez indicándome con la mirada que algo había pasado, que nos habían abandonado.

-Ya veo. Dígame, la última vez que visitó a su madre fue…

-¿Visitarla? Yo vivo aquí, con ella.

-Usted… vive aquí… con su Madre…

-Sí… ¿Qué pasa? ¿No puede un hombre vivir con su madre para cuidarla y protegerla?

-Claro, claro… es sólo que pocos de su edad son tan… abnegados.

-Que yo tenga 50 y nunca haya conocido a mi media naranja no es algo peculiar… y guárdese su tono burlón para alguien mas pequeñajo que usted… seguro que soy 40 kilos mayor.

-Tranquilo hombre, no se sulfure, yo sólo quiero entender el por qué lo encontré arrojando huevos al frente de la casa.

-¡Porque Mamá no está! Porque vengo a comer del trabajo y mamá no me tiene la comida. No hay nota ni nada que diga a dónde fue.

-¿Y su madre, no tiene algún teléfono para llamarle?

-Me tiene bloqueado… dice que le llamo demasiadas veces al día.

-Ya veo… ¿Pudiera por favor brindarme el número?

-Claro. Es éste. Su nombre es Elvia

-… ¿Aló? ¿Señora Elvia? Disculpe la molestia, soy un patrullero que pasaba por su casa… Si, si, dice que es su hijo… Entiendo, no, no hay daños… si, claro…Jejej entiendo… Bueno disculpe de nuevo la molestia.

-Y??? Cuándo regresa?

-La señora Elvia está en un casino, dice que ni la busque porque hay guardias que lo sacarán si lo intenta, que si quiere comer que cocine, que compre algo o que se case porque ella va a llegar hasta la noche. Buen día caballero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: