Cuento

Una tarde, los malos de los cuentos se juntaron en el gimnasio del club a tratar un tema urgente: El tratamiento de estos personajes y el rechazo por parte de los niños.
Las brujas, que eran las que hacían los remedios cuando no había farmacias donde comprarlos, se quejaban que siempre las dibujaban con una verruga en la cara y revolviendo una olla, como si desde siempre fueran viejas y malas. También odiaban las voces chillonas que les ponían en los dibujitos.
El Cuco estaba triste porque cada vez que los chicos quedaban solos de noche y él se acercaba a acompañarlos, aparecía uno de los padres y amenazaba a los niños que si no se dormían los llevaba el Cuco. Nunca se supo que había hecho de malo, ni donde vivía ni la edad del cuco, hasta en algunos países lo llamaban Coco, como la fruta dura llena de pelos que parece un kiwi grandote.
Los que la pasaban mal eran los lobos, siempre los confundían. El lobo de los tres chanchitos a veces era señalado por las viejas en el supermercado y le decían que estaba mal lo que le hacía a la pobre de Caperucita Roja. Al Lobo de Pinoccho lo agarró el pastorcito mentiroso con otros amigos y le tiraron piedras. Y casi todos eran “El lobo feroz”.
Y así fue que cada uno dijo lo que le pasaba.
Eligieron un delegado, que es quien va a hablar en nombre de todos y le escribieron todo lo malo que les pasaba. También dijeron que estaban cansados de ser los malos y que en algún cuento querían pasarlo bien, sin asustar ni lastimar a nadie.
El Capitán Garfio, después de darse un baño y tomar la leche, se puso un traje que no sea de pirata, para que la gente no le ande gritando cosas en la calle y se fue al sindicato de escritores de cuentos para chicos. Ahi lo recibieron con café y masitas y se juntaron en la sala de reuniones. El pirata les contó todo lo que pasaba con los malos de los cuentos y lo tristes que estaban. Los escritores lo escucharon atentos. Nunca se habían puesto a pensar en cómo se sentían los malos. Así que le prometieron que iban a pensar una historia linda para ellos. El Capitán Garfio estaba muy contento y con la mano sana les mandó un mensaje a sus compañeros por el teléfono. Todos festejaron gritando “¡Hurra!”
Cuando se estaba por ir el Capitán Garfio, uno de los escritores lo llamó.
“¡Capitán Capitán! ¡El cuento está listo!” le gritó el escritor.
“¿Cómo que está listo? ¿Tan rápido? ¿Cómo lo hicieron? ¡A ver! ¡Léamelo por favor!” dijo el Capitán Garfio.
“El cuento es éste. El que está por terminar.”
“¿Le gustó?”
Anuncios

3 comentarios sobre “Cuento

Agrega el tuyo

  1. Me recuerda el día en que le dije a mi hija mayor “si fulano te pegó de pronto es su forma de llamar la atención, no es porque sea malo, quizás tiene algún problema en su casa” ¡Para qué! Desde ese día tengo un pichón de psicóloga/trabajadora social en casa. Alguna vez, al ver que se estaba transformando en un saco de boxeo, tuve que decirle, no sin dolor, “olvidate por un instante de aquello que te dije, y cuando te peguen, corré a buscar a la maestra”. Ser padre no es cosa fácil, pero ser niño, pffff. Es un mundo difícil…

    Me gusta

    1. El mío también sufría abuso de uno (kindergarden)… le dije: Busca la manera de resolverlo sin violencia… comenzó a llevarse 2 jugos y 2 lunch… el “maleante” se convirtió en su guardaespaldas… ni la maestra podía retarlo… El chico no era malo… era el menor de4 y sus hermanos lo maltrataban por ser el pequeño… como en el kinder era el más alto, el repetía lo que aprendió en casa. Me tocó suerte… era sólo uno.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: