Cuento

Se reunieron un día, todos los animales de la selva, de los bosques y de los desiertos. Querían solucionar de una vez por todas algo que les molestaba a todos desde hacía tiempo. Y es que se enteraron (yo creo que por pico de la guacamaya) que muchos animales estaban prisioneros en casa de los humanos. Habló el búho, siempre tan inteligente.

-Pero, no estamos seguros de eso. Es un chisme

La rata, que se metía por todas partes y se enteraba de todo confirmó lo que la guacamaya dijo

-Es verdad. Yo lo he visto. Cierran las puertas de las casa y los dejan adentro. Eso, si les va bien, en ocasiones he visto a perros vivir en el techo de las casas y sin una sombra donde protegerse del sol.

Un lobo se animó a decir algo.

-Pues no creo yo que los tengan encerrados contra su voluntad. Yo he visto a unos parientes lejanos míos, correr por ahí cazando zorros, y después regresar muy mansos con los humanos.

El tigre defendió a su raza

-Será cosa de la familia, porque MI familia no es tan mansa ni sumisa.

Todos comenzaron a opinar si valía la pena una rebelión para rescatar a los compañeros prisioneros. Nadie podía asegurar que realmente estaban contra su voluntad ahí pero les molestaba que no pudieran salir libremente cada vez que lo quisieran. Levantaron tanto la voz que nadie escuchaba ya nada.

SILENCIO!!!!!!!

Era un humano quien había gritado. Un humano que amaba a los animales. Tanto los quería que podía entenderlos.

Están en un error. Los animales que tenemos con nosotros, son adoptados, y amados como parte de la familia. Los tratamos muy bien, los vestimos, los alimentamos y los llevamos al médico cuando están enfermos.

La serpiente, siempre venenosa, escupió:

Pero nos quitan la libertad. A mi me metieron en una caja transparente y no podía salir. Si no fuera porque una humana me tenía miedo, ahí seguiría. Queremos libertad! Libertad! Libertad!

Los demás animales comenzaron a repetir la palabra y a amontonarse para marchar hacia la ciudad y a como diera lugar ayudar a sus compañeros. El humano los atajó:

ALTO! Piénsenlo bien…. de qué servirá que ataquen a nuestra raza… siempre es mejor la armonía. POR FAVOR, denme unos años y convenceré a los demás de adoptar a cualquier ser vivo que deseen pero que no lo encarcelen.

Bien, pero apresúrate… cualquier día retomaremos ésto y ya no te escucharemos.

El humano escribió una nota en todas las casas, y en la nuestra también dejó una. Así que, mi niño, el gatito que adoptamos debemos dejarlo afuera para no hacer enojar a nadie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: