Que llueva

Por macarena

Se viene el agua. Que venga. Que lave todo lo que está viejo y gastado. Que se lleve los saquitos verdes y marrones que abrigan los brotes de los árboles. Pero que venga ahora. Que un bombazo rompa este vilo de ansiedad que tengo en el pecho por sentir su rumor sedante.
Quiero oír el ronroneo del agua corriendo por los desagües y las veredas, como un animal en celo, buscando su cauce, soñando en su frenética travesía con llegar a tiempo para fecundar la semilla que descansa sobre la tierra.
Así, sin puntos ni comas. A borbotones quiero que caiga. Que inunde todos los renglones con su letra torcida como una firma de loco saltándose los cordones, desconociendo todo límite que pretenda contenerla. Que caiga. Que suene. Que moje. Que limpie. Que sude el cielo en su éxtasis primaveral hasta caer rendido.
Y que si todo eso pasa, por favor me encuentre despierta, así sean las tres, las cuatro, las cinco de la madrugada. Sea anochecer o sea alba. No quiero perderme esa fiesta por nada del mundo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: