Inflamable

 

Por Despeinada

– Felicidades Señor López, de 400 candidatos ha resultado usted el elegido para cubrir el puesto de Gerente de ventas

-Muchas gracias, me honra usted. Sin embargo, creo que hay un error. Me postulé para el área de recursos humanos.

– Pues no, no hay ningún error. Verá, de los 35 test que amablemente contestó, nos enviaron los resultados y todo apunta que tiene usted una capacidad de liderazgo increíble. Que tiene el don de convencer a la gente a su cargo y además a sus superiores. Que logra identificar la necesidad del que requiere que haga algo por usted, y lo convence. Como verá Señor López, tales atributos no podemos desperdiciarlos en una oficina de Recursos Humanos. Nuestro Departamento de Ventas tiene un plan de comisiones que le harán rico en un año y un esquema piramidal que le garantizará el puesto por el tiempo que usted lo requiera. ¿Qué me dice? A que no esperaba tanto.

– Definitivamente no lo había pensado de ese modo. Suena muy interesante su propuesta. Yo me lo pienso porque en el curriculum que entregué inicialmente, les comentaba el por qué de mi renuncia en la empresa anterior. ¿Lo leyó? no, ¿Verdad?. Ese es el punto. Yo ESTABA en ventas, pero la gente de recursos humanos no hacía bien su trabajo, como no lo hizo tampoco la de ésta empresa. No saben seleccionar. Se basan en la disección que arroja una fría computadora. Me llegaban chicos con capacidades extraordinarias, pero sin ninguna pasión por la venta. Cuando un día llegó el mensajero a dejarme un sobre con mi nombre ilegible, le pregunté que cómo sabía que el sobre era para mí. Me contestó que ese sobre justo es de una compañía que cada vez que me enviaban algo yo me ponía muy feliz, él había registrado la reacción y lo recordó en el momento justo. Cualquier otro tiraba el sobre o lo devolvía. Recluté al chico y en dos años fue capaz de quedarse con mi puesto.

-Wow, qué historia tan buena. Entiendo lo que pasa por su cabeza. Sin embargo, de momento no tenemos vacante en Recursos Humanos. Verá. Acá entre nos, el jefe de ese departamento es sobrino del Director

-¿Y en qué parte no pasa eso?. Usted y yo sabemos que estamos amarrados de manos. No es posible hacer que esa gente haga bien su trabajo ni podemos sacarles. Pero tengo una propuesta para usted. Mire, por ley, la gente debe estar sindicalizada. He notado que ustedes tienen un sindicato pasivo. Me contrata como mensajero y de mi cuenta corre el resto. Cuando sea líder sindical, nosotros decidimos, y no recursos humanos, quién hace qué. Si en 6 meses no he logrado el cometido, me despide…¿Qué dice?

-Me parece genial. No cabe duda que hoy es mi día de suerte. Ya verán lo que lograremos en ésta empresa cuando podamos controlar al personal.

30 años más tarde, la empresa aún está en la huelga que organizó el Señor López a los 2 años de su contratación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: