El diario de Peter

22 de junio de 1986
Querido diario,
Hoy lo vi, y todo fue una catástrofe. A primera vista nadie creería que vale ni dos libras. Y a mí me pasó lo mismo. Con esos rulos negros, esa cara tan poco europea, es petiso. Pelé por lo menos era negro y más alto, uno podía sospechar que era rápido, pero este hasta es un poco gordito. Cuando le di la mano antes del sorteo me miró a los ojos y noté una chispa extraña, como si a la vez fuera un tipo feliz pero muy enojado.
La cancha estaba hermosa, repleta de gente, no recuerdo haber jugado con tanto público, menos con uno tan enfervorizado, el pasto se veía muy parejo y el sol hacía creer que era un día ideal para jugar. Nosotros sabíamos que para ellos el partido era de vida o muerte, durante la semana se habló demasiado de lo extra futbolístico, nosotros queríamos concentrarnos solo en lo deportivo, aunque los reporteros mencionaban la guerra y hablaban de revancha, nosotros preferíamos esquivar esos temas. Pero la verdad que después de lo que pasó en el primer gol, desee que le invadiéramos todo el país, Terry quería comérselo, y quería matar al árbitro. No solo cometió un acto poco ético, si no que lo festejó como si no supiera lo que había hecho. Se nos rió a todos en la cara, me humilló, a mí que durante años fui considerado el mejor arquero de mi país, me estaba deshonrando. Sentí mucho odio, por eso salí gritando como un loco, no podía creer loque estaba pasando. ¡Oh my God! ¿Acaso el árbitro estaba ciego?
¿Querido diario vos pondrías en un partido tan importante un réferi de un país donde nadie juega fútbol? Claro que no, nadie lo haría. Mientras le gritaba a ese fulano que me habían burlado, que ese gordito petiso había hecho trampa, me imaginaba con qué cara me bajaría del avión cuando regresáramos a Inglaterra. Mientras protestaba revivía el segundo fatal, no sé quien fue el fucking idiot que pateo hacia atrás el balón, pero lo peor es que yo salté poco, creo que me confié que por su baja estatura con mi pequeño salto era suficiente. También me preguntaba, mientras insultaba al árbitro tunecino, qué estaría pensando Margaret, ¿estaría mirando el partido? No creo que sea muy futbolera, pero tal vez haya hecho una excepción por tratarse de ellos.
Tal vez ese odio y ese malestar que se nos instaló a todos, fue lo que nos dejó los pies atados en el segundo gol. Porque parecía eso, que teníamos nuestros pies embalsamados, que no los podíamos mover, y él zigzagueaba como un relámpago y corría como un ángel, desde lejos vi que recibió la pelota, y cuando me di cuenta ya estaba adentro del área, no recuerdo lo que pasó en el medio. Cuando reaccioné ya estaba dejando fuera de combate al último de los inútiles que debían proteger nuestros colores, enceguecido y convencido de que era el único que podía detenerlo caí en su trampa y le creí a su cintura, no fui obstáculo para él, Terry que le estaba respirándola nuca tampoco pudo hacer nada.
Si en el primer gol me sentí humillado, con el segundo sentí que toda la nación debía dejar de jugar a este deporte que inventamos. El tipo acababa de reinventarlo, acababa de decretar que él jugaba a otra cosa más elevada y que nosotros éramos unos niños mirando cómo él se divertía. ¿Qué hacer después de semejante baile? Era un baile, esos movimientos no se aprenden en una cancha, ¿eso será el famoso tango? Desde el suelo supe que soñaría con ese gol hasta el día que me muera. ¿Cómo mirar a la cara a mi mujer y a mis hijos después de haber sido vapuleado de esa forma? ¿Los demás se sentirán iguales? En el vestuario nadie se animó a hablar, ni siquiera el gol del descuento nos dio un poco de ánimo, jamás nadie se acordará de ese gol, para la historia solo habrá dos goles en el partido que jugamos hoy. Y habrá un solo héroe, él. Y yo solo seré el espectador que necesita todo mago para demostrar sus mejores trucos, o tal vez solo sea un bufón más en la corte de este nuevo rey.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: