Rituales

Por Despeinada

El ritual que más atesoro de mi abuelo es aquel donde se levantaba los domingos, más temprano que el sol. Salía al patio, grande era el patio, tan grande que en una ciudad seguramente lo convertían en 10 casitas obreras. Ahí recolectaba varitas, las suficientes para ponerlas en el brasero (anafre le llamaba él) y sin ninguna prisa las acomodaba de tal forma que se prendía con sólo un cerillo acomodado en en centro.

Cuando la llama estaba alta, ponía su cafetera encima, previamente preparada, con bastante agua, un poco de café recién molido y unas varas de canela. Todo ésto con un silencio que combinaba perfectamente con el amanecer. Podía distinguirse el sonido del tren lejano, los primeros cantos de las aves, hasta las campanas de la Iglesia del centro que llamaba a misa de 6.

Cuando el café hervía, lo servía en su taza favorita. No lo endulzaba ni le agregaba leche, decía que el café debía tomarse así como era, porque de otra forma no era café. Se sentaba en el porche y saludaba a todas las señoras que iban a misa

-Buenas Don Pedro

-Buenas, Paquita

-Que Dios lo guarde Don Pedro

-Gracias Merceditas

Así todos los domingos.

Casi cumplo 50 años. Era la edad que tenía mi abuelo cuando hacía ese ritual. Y me veo a mí misma, afanada en todo sin descansar por nada. A partir de hoy, repetiré el ritual de mi Abuelo…. tomaré un brandy con coca, me sentaré el el porche, y saludaré a todos los albañiles que regresan de la obra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: