Go baby go baby go baby go

Por Despeinada

Se despertó sobresaltada. Ésta vez no era una pesadilla quien cortó de tajo su sueño. Algo era, no sabía qué. Todo parecía normal. Eduardo a su lado, profundamente dormido, la luz matinal que entraba por la ventana, un poco de viento que movía las cortinas. No atinaba a saber qué pasaba. Sin embargo su corazón latía como si se hubiera tragado un colibrí y éste pugnara por salir.

Se levantó sin hacer ruido, no quería despertarlo para negarle el sexo que muy seguramente la agitaría aún más… ¿O podría eso apaciguarla?. No… era mejor darse un baño con agua fría y preparar el desayuno. Se antojaba un domingo de esos donde no se materializa nada.

Abrió la llave y el agua llenó casi enseguida la bañera. Ni siquiera le dio tiempo a poner a hervir los huevos. Se desnudó sin verse al espejo y se sumergió en el agua cristalina. El shock de la temperatura lo sintieron sus extremidades, las pequeñas… todas ellas se irguieron, respingando por la rudeza. Se dio cuenta que su cabeza andaba por las nubes cuando, en un gesto automático estiró la mano y no encontró ni libro ni revista cerca. Suspiró y cerró los ojos. Con la mente libre de pensamientos, cualquier cosa pasaba por su cabeza…era cosa de agarrar una punta del hilo y seguirla a donde le llevara… pero su cuerpo tenía machacados los nervios… estaban deliciosamente tensos… entendió que por más que quisiera concentrarse, iba a tener que afanarse en ellos para lograr un poco de paz.

Comenzó con su fantasía favorita… que estaba en lo del ginecólogo y éste la exploraba y ella no podía/ debía sentir nada, mucho menos sonreír o suspirar. Abrió la piernas un poco y el agua hizo lo suyo. Era increíble lo encendida que estaba, no había pasado ni un minuto y ya estaba casi a punto de explotar…. Y..¿Si despertaba a Eduardo?… No, mucho lío… tenía que hacer ésto YA. Deslizó los dedos hacia abajo y justo en ese momento suena el teléfono.

– Si me apresuro- pensó- en lo que Eduardo se despierta, reacciona y contesta, seguro llego. Cerró los ojos fuertemente como queriendo cerrar también los oídos o dejar bloqueado al cerebro… enfocado en una sola cosa…

-Toc toc toc… querida, es Arturo, que si no tenemos planes podemos vernos en un par de horas para buscar a… Querida…. qué afán. Arturo…te llamo en 5 minutos… Linda, ¿Quieres que te ayude? … no es que imagine que me necesitas… pero te ves tan a punto que me encantaría tener algo que ver…. vale…estás concentrada, no te distraigo…. espero que no te moleste que te vea… coño… voy a grabarte con el teléfono si?… de verdad no te quiero interrumpir pero si te grabo y te molestas….uuuuuyyyyy qué lindooooo… vamos cari, tu puedes, dale así, así… duro…. asiiiiiiiiiiiiiii.

Se despertó sobresaltada. Miró a Eduardo dormido a su lado… se levantó despacio para no hacer ruido, entró al baño y le echó llave.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: