Un triste aniversario

Texto de Nico Bonder

… lo recordamos hoy, porque como todos saben en
estos días se cumple un triste aniversario: veinte años, 
veinte años ya del trágico día en que Manuel Darío…
comenzó a cantar en público.
Inicio del segmento “Manuel Darío” (Canciones descartables), Les Luthiers

Buenas noches, bienvenidos al programa 357 de Polémica en la Tribuna.
El de hoy es un programa especial, aprovechamos el parate del fútbol para celebrar el quinto aniversario del día que Waldemar Ayala sufrió su vigésima tercera y última expulsión. Y sin duda que quienes más lo celebraron en aquellos días fueron los rivales del “Carnicero de Asunción”, como era recordado el duro central paraguayo. Para este programa tuvimos que cambiar la dinámica usual, y la tribuna, en lugar de estar como siempre repleta de hinchas que quieren discutir de cualquier cosa con tal de salir en televisión un rato, cedimos los tablones a todas las víctimas de Ayala. Lamentablemente el estudio no es tan grande y algunos damnificados tuvieron que quedar afuera.
Para comenzar, escuchemos el testimonio del ex delantero de San Lorenzo, Martín “El Turbina” Ludueña. Esta joven promesa, que fue parte del sub 20 y estaba a punto de ser vendido a Europa, tuvo que abandonar las canchas tras aquel fatídico encuentro con el “Asesino Guaraní”, como titularon algunos diarios tras aquel partido.
— Buenas noches Martín. Por favor, recordanos a todos nosotros, y también a la audiencia, lo que sucedió aquella tarde.
— Buenas noches Marcelo, gracias por la invitación. Estoy muy contento de estar acá ¿no?, rodeado de muchos ex colegas, y algunos compañeros de la terapia grupal a la que voy hace varios años. Bueno, yo la verdad que mucho no recuerdo, ¿no? Pasa que, yo sufrí mucho desde aquel día y bueno, hay partes de lo que pasó que aparentemente, yo decidí borrarlas, como si fuera un mecanismo de autodefensión, ¿no? Pero, lo que yo me acuerdo, es que iba encarando en velocidad y cuando me salió el señor ese, que prefiero no nombrar, como no tenía por donde pasar, tuve la mala idea de tirarle un caño. Después de eso los recuerdos son medios confusos, ¿no?, yo creo que lo pasé y antes de volver a tocar la pelota levanté la cabeza para ver donde estaba el arquero, y de ahí no recuerdo nada más. Es como si todo se hubiera puesto en blanco. Lo único que recuerdo es una respiración fuerte acercándose a toda velocidad. Y, lo que yo te puedo decir, ¿no?, es que hasta el día de hoy cuando voy caminando por la calle, escucho esa respiración, incluso cuando no hay nadie cerca.
— Tremendo, uno de los testimonios más desgarradores de uno de los miembros del grupo Ex Futbolistas Víctimas de Waldemar Ayala. Por favor producción, ¿le podrían alcanzar un vasito de agua y un pañuelo a El Turbina? Gracias. Y a antes de irnos al corte, me gustaría preguntarle a Pancho Tisera, ¿qué siente cuando ve el video del partido en el que “El Cirujano Paraguayo” (como lo apodé yo mismo) le provocó la triple fractura expuesta de tibia y peroné?
— ¿Qué tal Marcelo? Primero que nada, muchas gracias por la invitación. Le mando un saludo a tu audiencia. Eh, para serte sincero, la verdad es que nunca quise ver el video, ¿viste?. Sí te puedo decir que antes de desmayarme del dolor, alcancé a ver cómo los huesos salían por la piel y es una imagen que no se la deseo a nadie, bueno… sí se la deseo a Ayala que es un ser despreciable, que jamás llamó para disculparse. Y si querés que te diga lo que siento al pensar en aquel momento, te digo que me genera una gran frustración. Porque nunca entendí porqué ese personaje hizo lo que hizo, ¿viste? O sea, yo no era un habilidoso ni lo estaba gambeteando ni le tiré un caño como El Turbina, yo estaba parado en mi propia área defendiendo un córner y este sujeto despreciable saltó desde dos metros de distancia y se me tiró con los tapones de punta con sus 95 kilos de peso, solo para que no pudiera marcar a un compañero suyo y me cagó la carrera.
— Te entiendo, gracia por tu testimonio.
— No, gracia a vo.

Lamentablemente no podremos tener el testimonio de Robotito López, que después de todo fue quien tuvo que sufrir esa última patada criminal con la cual Ayala se despidió de las canchas, fue la víctima de la última expulsión. Lo invitamos a venir, pero la enfermera que lo cuida nos explicó que la máquina a la que está conectado estaba un poco descompuesta y no hubiéramos podido entenderlo, ya que en estos momentos solo se está comunicando a través de pestañeos y guiños hechos con sus propios ojos.
Después de la pausa estará el abogado Cuño Rivera, a quien le consultaremos si le parece exagerado o justificado el pedido de diferentes organismos de Derechos Humanos, quienes reclaman para Waldemar Ayala, la pena de muerte. Ya volvemos.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: