Calendario

—¿Un primer marido? No, no sabía nada. Yo pensé que Ernesto era tu primer marido. —No. Ernesto es mi segundo marido. —Pero ¿Quién era? —Lo conocí por unos amigos. No era muy alto, moreno, muy delgado. Nada del otro mundo, pero atractivo. Era ingeniero, una persona inquieta, sociable. Nos parecíamos mucho, compartíamos gustos, viajábamos, nos... Seguir leyendo →

Anuncios

Volare

  Volé por los aires. Esto sí que era el final porque no me imaginaba cómo después de tremendo vuelo iba a aterrizar sin matarme. Y no lo elaboré así tan clarito, sino que fueron una sucesión de ideas. Estoy volando. No puede ser. ¿Cómo se aterriza? ¡No puede acabar esto bien! ¿Cómo me está... Seguir leyendo →

La teoría de las puertas

En una fiesta hace unos años, conocí a un chico finlandés que me explicó, en medio de la algarabía y del baile, que una persona solo disponía del tiempo necesario para atender a unos cien amigos a la vez. Si incluía a alguien más, alguna de aquellas personas (las atesoradas cien) debía salir, como si... Seguir leyendo →

Noticias del frente

«Está dentro de mis cálculos que se sorprenda al recibir esta carta. Aunque también está dentro de mis cálculos que quizás nunca llegue a leerla. No he encontrado otra forma de ponerme en contacto con usted; se han cortado los suministros en su zona y no creo que tenga ya ni correo electrónico ni un... Seguir leyendo →

Mènage

  —Los dos, ¿cómo que los dos? —Sí, primero se me acerca el camarero y me dice que nos juntemos a las tres cuando él sale. Y luego, cuando voy al baño, se me acerca el amigo del camarero, guapísimo, y me dice que qué hago más tarde y me besa delante del servicio. Ahí,... Seguir leyendo →

Los paciagos

  Había una vez una isla en el océano Atlántico donde vivían los paciagos, un pueblo de personas muy, muy pequeñas que subsistían de lo que daban sus huertas y de la recolección de frutos del bosque. Cada uno de ellos tenía una pequeña cabaña individual en lo alto de un árbol. El árbol llevaba... Seguir leyendo →

Confesión

  —Dime, hija, ¿qué te preocupa? —Padre, las notas bajaron otra vez. —¿No estudias? —Sí, me siento a estudiar, pero me cuesta porque me pongo a pensar en comer. Voy a la cocina y me preparo un sandwich de jamón y queso con un poco de mostaza y mayonesa, y también me llevo galletitas. Si... Seguir leyendo →

Preferiría no hacerlo

"Dar vuelta la mesa del mago para comprobar que solo hay retorcidos mecanismo. Eso es lo que nos propone Ana Guerberof Arenas con su ingenioso texto que nos retumba mañana a mañana y esta vez, perturbadoramente lo tenemos hecho letras frente a nosotros. Disfrútenlo."     No es que no hiciera nada, es que prefería…... Seguir leyendo →

Divertimento

Un divertimento imposible de pasar por alto. Ana Guerberof Arenas en la semana del orgasmo. No sé qué decirte, fue como cuando mirás una serie de televisión, una espectadora, así, de lejos. ¿Que si él se dio cuenta? No, no lo creo. Estaba demasiado concentrado en las acrobacias. ¿Por qué hacer todas las posturas del Kama... Seguir leyendo →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑