Telarañas

Por Raúl Leiva. Foto -La Maga Los destinos si es que están escritos, al menos deberían venir con un glosario. Hace unos años a mi madre le diagnosticaron cáncer de mama. Dada la gravedad del caso y lo avanzado de la edad, los médicos decidieron operarla e inmediatamente iniciar un tratamiento oncológico. Hicimos los trámites... Seguir leyendo →

Anuncios

Pelucas

Por La Maga Toda la semana estuvo complicado... pensó entonces, que ésta vez no iría a la peluquería de siempre, esa que quedaba ahí a la vuelta de la oficina, sino que mejor sería dejarlo para el finde. Llegó el sábado y después de tomarse unos mates, bajó y recorrió la zona buscando la peluquería... Seguir leyendo →

La grieta

...por La Maga. Caminé tan solo un par de metros y entonces la vi. Todo el mundo hablaba de ella, pero nadie jamás la había visto. Sin embargo, ahí estaba: una grieta enorme… descomunal! En el medio de todo y de todos. Era tan profunda y horrorosa que de solo sentirla tan cerca, helaba la... Seguir leyendo →

Negra es mi alma, negro mi corazón

Catalina ultimaba detalles frente al espejo. Miraba de lado, eligiendo su mejor perfil, sonreía y cuando dejaba de hacerlo, sabía que ahí mismo, en la partecita mas saltona del cachete, debía colocar un poquito más de rubor. Nunca la tomaba desprevenida, tenía tiempo y de sobra. Había estado esperando ese momento desde el último encuentro,... Seguir leyendo →

Una torre, un instante.

  Hace unos cuantos años, 16 años exactamente, mis días se desplegaban con absurda monotonía. Había abandonado la facultad y la cómica idea de ser farmacéutica, tan pronto como caí en la trampa de trabajar por unos miserables pesos que bien empleados, me llevarían donde quisiera. Donde quisiera… complicado, no? En una edad donde uno... Seguir leyendo →

Afuera

- Dale!... no pasa nada. Respirá tranquilo. Inhalá y exhalá. Un minuto y llegás. – el corazón estaba a punto de salírsele por la boca. Una boca fruncida y apretada que se accionaba cada vez que respiraba fuera de su casa. Tomando súbitas y febriles bocanadas, Balcarce pensó que no lo lograría, aunque ya hubiese... Seguir leyendo →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑